DE VUELTA AL AULA

Hace unos meses me comprometí conmigo misma a actualizar con frecuencia este blog y convertirlo en un lugar de reflexión sobre la labor del docente de ELE. Pero, lo hice desde una posición alejada de la docencia y demasiado centrada en la propia formación y en otras actividades como la creación y revisión de materiales para el aula.keskustelua

Sin embargo, las cosas han cambiado en los últimos meses y he encontrado una oportunidad, más que necesaria por muchos motivos, de volver al aula. Y no sólo eso, sino que además he entrado en una realidad muy diferente a la que conocía. Por lo que creo que voy a tener la oportunidad de experimentar con todos aquellos nuevos conocimientos adquiridos en este tiempo, además de aprender mucho de estos nuevos alumnos venidos de lugares tan diferentes y con experiencias tan distintas.

De momento, he tenido que ir adaptando ese material que tenía cogiendo telarañas virtuales en lápices de memoria y poco a poco tengo la intención de crear actividades que puedan resultarles atractivas tanto por el contenido como por la presentación. Por otra parte, me enfrento por primera vez a la enseñanza de español en inmersión que, sin duda, es muy diferente a lo que conocía. Y, además, con un público meta de orígenes tan dispares como China, Corea, Australia o Canadá pasando por otros muchos países distantes entre sí en kilómetros y cultura. Todo ello hace que esta nueva experiencia sea prometedora desde todos los puntos de vista.

Espero, por tanto, poder alimentar este blog y compartir con vosotros tanto experiencias como ideas para trabajar en el aula que nos puedan llevar a un diálogo sobre la enseñanza de ELE.

 

 

Anuncios

De MOOC, TIC y compañeras de camino.

tic_mooc Llevo  cerca de dos años formándome específicamente en el  mundo de las TIC como aporte profesional y también por gusto personal. Del uso de ciertas herramientas pasé a la conciencia de mi identidad digital y de ahí a la necesidad de una buena gestión de la misma. Un poco por curiosidad, un poco por intuición y un poco por una especie de adicción a los cursos y a la formación en general, me inscribí en un MOOC de Community Manager. Este artículo quiere ser una reflexión del beneficio que este MOOC me ha aportado y me animo a escribirlo por la insistencia de Esther en guiarnos a mí a otras compañeras virtuales (Marta, Pilar, Begoña y Maite entre otras) por un camino de preguntas y reflexiones sobre nuestro aprendizaje, que a mí personalmente me viene fenomenal. Realmente, la labor de Community Manager no entra de pleno en mi labor como profesional de la enseñanza de español a extranjeros. No creo que nunca vaya a trabajar para un gran empresa como tal; sin embargo, hoy día inmersos en esta sociedad de emprendimiento constante conocer los rudimentos de la publicidad y saber cómo y cuándo llegar a los que pueden ser nuestro público es muy necesario. Así que, con eso me quedo con las ideas básicas de lo que es una estrategia publicitaria; con las herramientas de medición; con las pautas para saber cómo gestionar una comunidad virtual: que se puede y qué se debe hacer. Sobre todo, este curso me ha animado a crearme un plan de trabajo y a aparcar el pudor que me da abrirme de esta forma a los que puedan leer estas líneas y gracias a él y a lo que en él he aprendido he ido encontrando profesionales muy generosos que  vuelcan su conocimiento en la red y lo comparten con quienes quieran leerlos, escucharlos, seguirlos… A todos, ¡gracias!

¿Día del profesor de Español Lengua Extranjera?

 

Si te interesa esta iniciativa puedes encontrar cómo adherirte en el siguiente enlace de Todoele 

La clase de ELE

Una de las cuestiones más importantes para mí desde que empecé a dar clase es cómo debe ser una clase de idiomas. Recuerdo con verdadero horror una de las primeras clases que di. Tenía que explicarles a los alumnos el uso de los pronombres de CD y de CI. Yo, que venía de unos cuantos años de enseñar gramática a alumnos de bachiller, me puse a darles las explicaciones de gramática y sintaxis que estaba acostumbrada. Nunca olvidaré las caras alucinadas de algunos de ellos. Otros, con algo más de formación en francés podían seguir algo de lo que decía y todo a unos pobres que estaban en un curso entre el A1 y A2 del MCER.
Poco a poco, me di cuenta de que los alumnos lo que buscaban era poder comunicarse y sobre todo que la clase se adapte a ellos. Ese fue el tema de un taller que impartí en 2010 a profesores de árabe.

Aquí dejo el enlace al material que utilicé.

Cómo dinamizar una clase de idiomas (presentación)

 Dinamizar clase. Actividades taller

Cómo llegué a ser profesora

DSCN0225

Fachada del Instituto Cervantes de Rabat

Fachada Instituto Cervantes de Rabat. Llegué a ser profesora de ELE un poco por casualidad o quizá por el destino. Al terminar la carrera, tenía dos cosas claras: una era que no quería preparar unas oposiciones para profesora de secundaria y otra que tenía que trabajar en un ámbito que tuviera que ver con la lengua o los libros. La enseñanza de ELE entonces no era demasiado valorada, al menos en el entorno que yo me movía; y además, se nos vendía como algo para lo que era imprescindible el domino de otras lenguas y ese no era mi caso.

De modo que, la enseñanza no era una de mis posibilidades en un  primer momento. En los siguientes dos años, seguí mi formación en biblioteconomía, edición y finalmente en la enseñanza de español a extranjeros. Recuerdo aquel curso como una revelación y como algo muy divertido; de hecho todos los cursos que hice en esos dos años fueron muy interesantes y determinantes para lo que hoy es mi vida.

Por circunstancias que no voy a contar aquí, me enteré de que el Instituto Cervantes de Rabat estaban actualizando la bolsa de empleo de profesores colaboradores y envié mi curriculum con pocas esperanzas. Sin embargo, unos meses más tarde recibí una llamada para que me incorporase allí en el plazo de una semana. Acepté, por supuesto.

Desde que llegué no me faltó trabajo y nunca me arrepentí de haber ido. Los casi once años que pasé como profesora en Rabat me enseñaron mucho en todos los aspectos de la vida. Llegué allí con muchas ganas de aprender y me convertí en una profesora orgullosa de su trabajo y con ganas de compartir experiencias. Al entrar en clase y cerrar la puerta, dejaba fuera todos los posibles problemas laborales y personales. Recuerdo a mis alumnos con mucho cariño, porque ellos me enseñaron a mí tanto o más que yo a ellos.

Y es que a mí, trabajar en clase con adultos que se esforzaban por comprender no solo una lengua sino la cultura del país vecino; personas  que ante situaciones como los atentados del 11-M se acercaban a nosotros para darnos el pésame y para explicarnos que aquello no era la cultura musulmana ni el Islam; padres y madres que estudiaban español porque necesitaban aprenderlo para poder inscribir a sus hijos en el colegio español de gran prestigio en la ciudad; me ha enriquecido en lo profesional y en lo personal y creo que eso es lo mejor que puede darte un trabajo.

A pesar de que  en estos momentos no trabajo, cuando me preguntan mi profesión respondo que soy profesora porque es lo que siento y es para lo que me sigo preparando.  Y aunque he conseguido desengancharme un poco: sigo escuchando canciones pensando en hacer explotaciones didáctica, leo textos o veo anuncios sacando las posibles útilidades para la enseñanza, descubro palabras con diferentes significados en los países hispanos y participo en foros aportando mi opinón. Todo ello, porque estoy firmemente convencida de que ser profesor es algo que no depende de un contrato o un empleo; sino más bien de una forma de enfrentarse a la realidad que nos rodea. Sigue leyendo